La Cabeza de la Langosta

viernes, enero 27, 2006

El Mundo en BMW con Obi Wan Kenobi

En una época en la que quién más y quien menos está enfrascado en las turbias aguas de ese eterno cliffhanger que es LOST o en el alocado barrio de Wisteria Lane de Desperate Housewives, se hace necesario encontrar un oasis, un lugar donde descansar de giros argumentales, extrañas estratagemas y misteriosas secuencias numéricas. Un viaje nunca viene mal. Y La Langosta tiene una propuesta que haceros: recurrid a vuestro programa P2P más cercano y conseguir los 7 episodios que componen "Long Way Around" (en nuestro país no es posible conseguirlos de otra manera que no implique recurrir a material importado o esperar que lo vuelvan a emitir en TV).

Esta serie documental, más conocida por estos lares como "El Mundo en Moto con Ewan Mcgregor", es precisamente eso, una auténtica vuelta al mundo a lomos de unas BMWs que el actor escocés tuvo a bien marcarse a principios del 2004, codo a codo con su buen amigo Charley Boorman. La ruta escogida no fue moco de pavo. Saliendo de Londres, y con el único apoyo de un par de coches que les seguían a bastante distancia, los dos actores recorrieron más de 30.000 km a través de lugares como Rusia,Mongolia, Siberia, Alaska...para acabar llegando a Nueva York alrededor de tres meses y pico después.

Como os podeis imaginar, el viaje no fue fácil. La ayuda que recibían estaba reservada solo a las situaciones más extremas, así que la mayor parte del camino, McGregor y Boorman debían arreglárselas solitos, con la única ayuda de su cámara Claudio Von Planta. Es una auténtica gozada ver cada una de los trances (agradables y desagradables) que suceden en el viaje. De accidentes de tráfico a paso de tierras pantanosas, de repugnantes descubrimientos culinarios (atención al estofado de testículos de cordero) a robos o problemas aduaneros. Coches volcados, familias mafiosas rusas, baños de gasolina, masajes destroza-espaldas...y sobre todo, descubrir la libertad de la carretera (o de la ausencia de ella), las diferentes gentes, culturas y condiciones de vida de esas zonas del planeta. Una auténtica experiencia vital que se transmite al espectador a cada km. de viaje.

Dadle una oportunidad a "Long Way Around" y vereis como Ewan McGregor deja de ser "el chaval de Trainspotting" o "Obi Wan" para pasar a ser "el tipo que dio la vuelta al mundo en moto por una ruta realmente puta"). En serio, es un viaje que no os deberíais perder.

Para decidiros, podeis echar un vistazo a la página oficial o escarbar en su ficha de IMDB.

martes, enero 24, 2006

Todos a llorar

1/8C+(D-d) 3/8xTI MxNA

Quién nos iba a decir que, después de tanto buscar, la respuesta a la eterna felicidad viene disfrazada de fórmula matemática. Sólo que, como tantas y tantas veces, su descubridor no se ha dado cuenta de qué iba la cosa, y ha creído que encontraba el anticristo. El asunto es sencillo, si el día más triste del año se puede calcular mediante una ecuación, siempre podremos despejar la incógnita para saber cuál es el día más feliz del año, ¿no?

Una vez más, la Langosta al servicio del ciudadano. Veamos, la explicación a la fórmula viene siendo la siguiente:

C= es el factor climático. Parece ser que cuanto más gris es el día, más baja el nivel de felicidad. Solución: todos al Trópico.
D= Nivel de deudas contraídas. No hace falta explicar nada. El palo de los pagos navideños se acerca...
d= Salario mensual. Como eso de las subidas salariales no está de moda, no podemos hacer nada por modificar el valor de esta variable. Es lo que se conoce como variable jodidamente definida.
T= Es el tiempo que ha pasado desde las Navidades. Se trata de un cociente de significado incierto. ¿De verdad alguien siente nostalgia de las navidades hoy día? Si como acabamos de ver sólo traen gastos...
I= La frustración que produce no haber conseguido dejar algún mal hábito, desde la última vez que nos lo propusimos (generalmente el 1 de enero). Este es un factor que tiende a infinito, o sea, a que nos olvidemos de ello. ¿Que no he dejado de fumar? Bueno, pues el año que viene lo vuelvo a intentar...
M= Motivaciones. Este es un factor de claro signo positivo. A mayor nivel de motivación, más feliz es uno. Si es que es la mar de fácil...
NA= Por último, añadimos el factor de la necesidad por hacer algo para cambiar tu vida. Como por ejemplo, comenzar a desayunar All Bran.

Visto lo cual, parece que no hace falta ser un genio para ser feliz. Tan sólo que haga buen tiempo, tener más dinero que deudas, que falte poco para la Navidad, haber dejado algún hábito nocivo, tener motivaciones y ganas por cambiar de vida. Uf, qué pereza... ¿Y de cuanto tiempo disponemos para conseguirlo? Bueno, aún faltan 364 días para el próximo 24 de enero, no?




sábado, enero 21, 2006

Los Relatos de la Langosta. Hoy: "Eres mi todo"

Eres mi todo. Lo tengo presente cuando entro en la peluquería con la bolsa de la compra en una mano y el Marca en la otra. Dices que el pelo largo no me queda bien, y ya no me queda más remedio que creerte. Mi vida eres tú, y si mi vida dice que me sienta mejor el pelo corto, debe tener razón. Tengo suerte y no tengo que esperar. El peluquero, un tipo alopécico de generosa barriga y sonrisa cómplice me invita a sentarme.

- ¿Cortito, no? – me dice, leyéndome el pensamiento, como sueles hacer tú.

Me relajo mientras el tipo humedece mi pelo y cambia el filo de la navaja. Al fondo escucho los cotilleos de la sección de señoras. Las manos del peluquero (pequeñitas, como las tuyas) comienzan a hacer su trabajo. Mueven mi pelo a derecha e izquierda, justo como me lo tocas tú cuando estamos echados en la cama. Él tambien tiene cuidado y procura hacerlo con suavidad. Me miro en el espejo mientras el peluquero me pasa la navaja por el cogote. Parece que fue ayer la primera vez que quisiste afeitarme para ver como se hacía. Aun recuerdo el ruido de la cuchilla contra mi piel mientras tus ojitos tímidos no se perdían detalle del proceso.

El tipo me mueve la cabeza hacia adelante con firmeza, y comienzo a ver en mi mente nuestros primeros y fugaces encuentros sexuales. Bruscos, salvajes...a veces casi violentos. Fuiste una apasionada desde el principio, reconócelo. Justo entonces me doy cuenta de como brilla la amplia frente del peluquero, y esa imagen se mezcla con la del brillo de tus pechos cuando estamos duchándonos juntos, como a tí tanto te gusta.

El sonido de la tijera me trae recuerdos de tí, recortando aquellas fotos que tanto te gustaban, para hacerte aquella carpeta de SuperPop, y de cómo hacíamos el amor en tu cuarto mientras tus padres veían a Pepe Navarro en el suyo. ¿Ese roce en el cuello ha sido tuyo o ha sido del peluquero? No tiene sentido dudar. Te quiero tanto. Te respiro cada día y todo eres tú. Tanto es así que en este preciso instante me levantaría de esta ridícula silla neumática, echaría a este tipo rellenito sobre el mostrador, le bajaría los pantalones, y me lo follaría hasta dejarlo exhausto. Le dejaría sentir como entro bien dentro de él, ras!, ras!, ras! mientras le doy palmadas en ese culito redondo y peludo que debe tener. Y todo porque te quiero. Por que eres mi todo. Te veo en todas partes y para mi no hay nadie más que tú. La mujer de mi vida.

El tipo pone el espejo tras de mí. Asiento con un gesto, me levanto de la silla, le pago y salgo. Estoy deseando verte. Y volverme a cortar el pelo.

martes, enero 17, 2006

Un, dos, tres, Shyamalan


Después de mostrarnos su peli de fantasmas sin fantasmas, una de superhéroes sin superhéroe, una de extraterrestres sin extraterrestres, y una de criaturas monstruosas sin criaturas monstruosas... el hombre de las películas de 107 minutos ataca de nuevo.

Y es al ver el trailer, y bucear un poco en la historia de la película, cuando a la parte menos shyamalanista de la Langosta le empiezan a castañetear las tenazas.

Sin embargo, "Lady in the water" apunta cosas que la parecen alejar de sus cuatro (¿de verdad son cuatro?) películas anteriores. Para empezar, parece que el tío M. Night se nos ha metido a aprendiz de Tim Burton. Ya no hay apariciones, ni ovnis, ni demás temas jimenezdelosianos. Esta vez se trata de un cuento infantil, una "historia para dormir", según su página oficial, en la que, de momento no podemos ver más que el teaser trailer. Y es que tendremos que esperar hasta el estío para conocer la historia de un plomero interpretado por Paul Giamatti (Entre copas), que un buen día se encuentra en la piscina de su bloque de apartamentos, ni más ni menos que una ninfa (Bryce Dallas Howard), a la que deberá ayudar a volver a su mundo, aún debiendo arriesgar su vida para conseguirlo.

Al igual que podía suceder con El Protegido, o Señales, de nuevo estamos ante un personaje en apariencia normal que, sin comerlo ni beberlo, se ve envuelto en una serie de inexplicables sucesos, que harán que toda su vida cambie para siempre. Vamos, lo de siempre.

Pero esta vez, y sin que sirva de precedente, esta parte de la Langosta va a conceder al bueno de Mike una nueva oportunidad, después de haber visto mínimamente en "The Village" que es capaz de hacer algo diferente. Otra cosa es que quiera o le funcione. Por lo menos, no parece que tengamos por medio ningún niño repelente que parece saberlo todo, como pasaba en El Protegido o Señales. Ahora, de lo que nadie nos libra es de la "sorpresa final". ¿O en este caso la sorpresa será que no hay sorpresa? Aunque pensándolo bien, sería una película de Shyamalan sin Shyamalan...

El retorno de los Chuntasangres

En algun momento del pasado cinematográfico reciente, alguna lumbrera decidió que los términos "vampiro", "katana", "metralleta" y "kung fu" debían ser indivisibles. Así, despues de décadas disfrutando de vampiros con capa, gomina y cara de estreñimiento (sí, va por tí, Bela) nos encontramos inmersos en plena era de los vampiros bakalas (tambien denominados Chuntasangres). Esos que prefieren darte un par de patadas giratorias en vez de un muerdo en el cuello, como había pasado toda la no-vida.

El caso es que el más ilustre exponente de esta moda, esa mezcla de Blacula y Shaft que responde al nombre de Blade, se encuentra tocadillo despues de la desastrosa y risible "Blade Trinity" (¿en qué estaba pensando el director de casting cuando escogió a ese Dracula hiperanabolizado?). O al menos, eso parecía. Porque ahora resulta que David Goyer, guionista de las tres pelis y director de la última, ha escrito un piloto para una posible serie de TV que ya se ha rodado y que tiene por protagonista a "El que ha visto el sol".

Evidentemente, Wesley Snipes ha declinado la posibilidad de retomar su papel (está muy ocupado rodando peliculones directos a video como "El Objetivo"), así que el rapero Kirk Jones (alias "Sitcky Fingaz" o "Dedos pegajosos") ha tomado el relevo. Como podeis ver en la foto, el bueno de Fingaz no ha tenido ningun problema a la hora de lidiar con armas de repetición...me pregunto donde adquirió tamaña pericia...

Siguiendo con el asunto de los vampiros saltarines, ya se puede disfrutar de los trailers de sendas películas del subgénero. Por un lado, el de "Underworld Evolution", que promete más de lo mismo (o sea, más bien nada) y, por otro, el de "Ultraviolet", dirigida por Kurt Wimmer, responsable de la interesantísima "Equilibrium", en la que Milla Jovovich, en el papel de una especie de vampira genética, reparte estopa (con una katana, como no) a todo aquel que se le ponga por delante. La cosa es ir con ropa ajustada. A los vampiros les encanta.

lunes, enero 16, 2006

Cosas del Karma

Os presentamos a Earl, un vividor primo lejano del Jeff Lebowski que tan bien encarnaba Jeff Bridges en cierta joyita de los Coen (cuya edición especial en DVD sale el próximo mes en España).

El asunto es que, un buen día, a Earl le toca la lotería. Segundos después es atropellado por una anciana de reflejos adormecidos, pierde el boleto premiado, le abandona su mujer y pierde su casa. Atormentado, buscando un significado a tamaño aluvión de desgracias, Earl llega a la conclusión de que todo tiene que ver con el Karma. O lo que es lo mismo, ha hecho tantísimas cosas malas en su vida que ahora, la vida se está cebando con él. Yla única forma de equilibrar el asunto es enmendar una a una las cosas malas que ha hecho. Así que Earl hace una lista de ellas, decidido a ser una persona mejor.

Esta es, a grandes rasgos, la premisa de "My Name is Earl" , una divertida serie que ha conseguido altísimas audiencias en su primera temporada en EE.UU. y que, por el momento, no parece llegar a nuestro país.

Protagonizada por un habitual de Kevin Smith (Jason Lee a.k.a. "Jodido Calcador") "My Name is Earl" es una serie dinámica, gamberra y con un sano toque de mala leche. Los problemas a resolver por Earl son de lo más ingeniosos, y la galería de personajes que desfilan por cada episodio resultan, como poco, peculiares (prostitutas diurnas, "hermanos" fumetas, psicópatas redimidos por la fe cristiana, ancianos de voz electrónica y jovencitas adictas al pic nic, entre muchos otros).

El consejo de la Langosta: acudid ya a Amazon o Ebay y haceos con una copia (original, por si los Bautistas) de la descacharrante primera temporada. No vale la pena desafiar al Karma buscándola en vuestro P2P favorito, donde la serie, muy posiblemente, ya esté subtitulada al castellano.

MALOTES PARA EL RECUERDO. HOY: ROBERT DAVI

Proseguimos con nuestro peculiar homenaje a los malos más carismaticos del mundo del cine. Hoy le toca el turno al hombre de la cara lunar. Su rostro marcado por la viruela se ha aclimatado a los más diversos géneros: la acción, el terror, la comedia…incluso, en los últimos tiempos, se ha atrevido con la dirección. Sin duda, estamos ante otro de los grandes. Señoras y señores, con todos ustedes, Robert Davi.

De voz rocosa y gesto amenazador, el bueno de Robert Davi tiene una inusual habilidad para robar todos los planos en los que aparece su maltratada jeta. Ha dado vida a algunos de los personajes más delirantes del séptimo arte. De villano Bond hispano (inolvidable su narcotraficante Sánchez en 007: Licencia para Matar) a agente de la CIA en "Jungla de Cristal" (¿Quién no lo recuerda subido en aquel helicóptero, fusil en mano, con un pañuelo en la cabeza y berreando: "¡¡Esto es como Saigón!!"?). Absolutamente imprescindibles fueron también sus apariciones en "Los Goonies" y, sobre todo, en la muy reivindicable "Showgirls", en la que regentaba el "Cheetah", club en el que Elizabeth Berkley practicaba el lúbrico arte del "lap-dance" sobre las rodillas de ese eterno Semi-Dios de lo bizarro que es Kyle McLachlan.
Su mejor momento en el delirio Verhoeveniano se daba cuando, de forma cuasi-paternal, Robert decidía visitar a su antigua bailarina, ya convertida en una gran estrella. Tras unas tiernas palabras de ánimo, Robert, antes de irse, le espetaba a la Berkley un cortante: "Debe de resultar raro que no se te corran encima". Impagable momento Szterhas.

Años de trabajo en tantas y tantas películas se vieron recompensados hace unos cuantos años con un papel protagonista (¡¡haciendo de bueno!!) en la olvidada serie "Profiler", una especie de "Seven" light y verdadera precursora de la actual (y omnipresente) "CSI". Semana a semana, Robert encarnaba a un experto en asesinos en serie…de haberse mirado al espejo, a buen seguro habría empezado a sospechar de sí mismo.

Además de en los títulos mencionados, tambien se puede disfrutar de su careto para rayar queso en peliculas como "Depredador 2", "Ejecutor" o "Acción Jackson" y en multitud de telefilmes de poca monta, además de en varias de las entregas de la casposa y disfrutable saga de "Maniac Cop".

Robert Davi, en definitiva, es uno de los rostros más peculiares y recordables de la historia de los villanos cinematográficos. Por eso la Langosta le quiere tanto.

martes, enero 10, 2006

¿Dónde estás, primo Carlton?



Hay cosas imposibles de entender para una langosta adulta de tamaño medio. Como por ejemplo, cómo las carreras de Will Smith y Alfonso Ribeiro han podido ser tan diferentes desde que ambos abandonaran la carismática serie "El Príncipe de Bel-Air". Seguro que cualquiera por la calle podría nombrar más de una película protagonizada por Will Smith. Pero... ¿qué ha sido del inefable Carlton Banks?

Según la Internet Movie DataBase, este pasado año intervino en una película de título Lovewrecked. Eso sí, para encontrar su nombre en el reparto hay que tirar de scroll hacia abajo. Mientras el primo Will se llena los bolsillos con megaproducciones, a los fans de Alfonso Ribeiro nos toca bucear en Internet para saber qué es de nuestra estrella.

Y al buscar, nos da la impresión que el primo Carlton ha hecho todo lo que estaba en su mano para no morirse de hambre. Principalmente reconocido por su intervención en esa serie que Antena 3 no ha repuesto nunca, Alfonso ha hecho más de una incursión en la teleficción. Su debut en una serie se pudo ver en EEUU en 1984, bajo el nombre de Alfonso Spears, en la serie Silver Spoons (Cucharas de Plata). Alfonso contaba con 13 añitos. A partir de ahí, casi todo su trabajo ha sido televisivo. Destacan dos programas: Extreme Ghostbusters, una serie de animación donde ponía la voz a uno de los cazafantasmas de dibujos, y sus apariciones como presentador de Your Big Break, una especie de Menudas Estrellas en la televisión americana. Además, descubrimos que él mismo dirigió algún episodio de la serie The Fresh Prince, así como de otras producciones.

Pero lo que realmente nos ha dejado sin palabras es esto. Atentos al niño de la chaqueta roja y el guante de brillantes que le da la réplica a Jacko. ¡Te alabamos, oh, Carlton, rey del baile!

jueves, enero 05, 2006

¿El retorno del brilante culo metálico?

Según los chicos de CHUD, podría ser que, de una vez por todas, Futurama volviese. No en el cine ni en un lanzamiento directo en DVD, como se lleva tiempo especulando, sino con más temporadas regulares en TV. Al parecer, las ventas en DVD y, sobre todo, las astronómicas audiencias conseguidas por la serie en Comedy Channel han acabado de convencer a los jerifaltes de la FOX.
Si todo resulta ser cierto, tal y como ha dicho un amigo de la Langosta, los reyes han llegado ya.

En cualquier caso, ya tardan para ponerse con ello, queremos más Bender, más Zach Brannigan, más casinos y más furcias ¡¡ya!!